Sunday, May 21, 2006

Andrea Bocelli, su marca registrada


Proemio

Hay cantantes de clásico, de ópera, que son muy populares, y hay cantantes de popular que son clásicos. Algo intermedio es Andrea Bocelli. Me doy por enterado de que cierto público lo idolotra igual que otro no lo tolera. Aquél juzga a éste de censor purista y escrupuloso. Éste tilda a aquél de villamelón, ignorante.

No estoy en ningún polo. De este alumno de Franco Corelli me agradan varias interpretaciones, igual que otras no. Me pasa como con cualquier cantante, clásico o popular. Hablaba de agrado, de gusto, pero si me pongo en el plan de crítico, nada cambia. En todo caso, Bocelli tiene algo que muchos cantantes clásicos o populares ni siquiera han pensado en tener. No imaginan, casi estoy seguro, que podrían tener. Una marca de canto registrada en el oyente. No es poca cosa. Sigo en mis 20, cada día acercándome más peligrosamente, y dichosamente igual, a los 30: aunque aún le falta, pero he escuchado a cientos, casi seguro miles de cantantes y en este momento sólo pienso en unos cuantos. No es casualidad. Hay muchos, la mayoría, que pasan inadvertidos, que son intercambiables, incluso prescindibles u olvidables, + que nada por estar cortados con la misma tijera de lo impersonal. No han dejado marca registrada en mí. Y si algo tiene Andrea Bocelli es un estilo, una manera de cantar y de usar la voz a manera de marca registrada. La mercadotecnia y todo lo demás, obvio ayuda, pero hay a quienes no. Valorar si Bocelli es un producto o un artista o un producto artístico es tan relativo como el tiempo. Y dichas cavilaciones poco importan a un oyente que encuentra algo para oír en el cantante y con el cantante. Así pasa. Igual que nada le interesan a quien no encuentra ese algo en Bocelli, pero no hablo de Bocelli sólo, sino en general de todo cantante. Fin del improvisado proemio.

Amore

Cayó en mis manos el nuevo cedé, Amore, del tenor Andrea Bocelli. Alguien, no entiendo aún por qué razón, me lo obsequió. Gracias, en todo caso. Por cierto, tengo todo Andrea Bocelli y curioso: todo me lo han obsequiado. No la misma persona. Distintas. Ya lo escuché: casi siempre oigo lo que me regalan o lo que me prestan. A veces más que lo que compro, pero bueno. Como se deduce, incluye temas amorosos. Por coincidencia, la otra vez pasaron en televisión un concierto grabado en el marco del festival "Guerrero brilla" en el que Bocelli interpretó en las grutas de Cacahuamilpa las canciones de Amore. Eso, lo de la trasmisión del concierto, lo supe previamente porque leí un anuncio en algún periódico, de modo que a media cena en el depto de una amiga, le pedí a mi anfitriona que encendiera el televisor, y lo vi. Me gustó más el concierto -o lo que vi de él porque antes de que terminara me marché de casa de mi amiga- que el disco. La voz se oía con + cuerpo, + redondeada y mejor emitida que en el cedé. Aunque con los mismos problemas para matizar, la dicción del español y cierta forastería de lo cantado y su estilo. A ello contribuyen los arreglos. "Júrame" está en una versión distorsionadísima, a medio camino entre el seudoflamenco y el pop. Hay que oírlo cantar, no me pregunten para qué: sólo hay que oírlo, nada más, piezas como "Amapola", "Bésame mucho", "Solamente una vez", "Te extraño", "Cuando me enamoro" (mi amiga del depto durante la cena no dejó de cantar el estribillo).

En lo personal, lo que más me gustó del cedé es que incluye a Christina Aguilera (en el concierto de la tele, que fue presentado por Luz Elena González y que incluyó fragmentos de una entrevista que Adela Micha hizo a Bocelli, no estuvo Christina sino Alicia Villarreal) para hacer dúo en "Somos novios". Aunque lo de Christina me pudo agradar, dudo que vuelva a escuchar Amore, luego de las tres veces que ya me lo puse.

1 comment:

  1. Manuel Yrízar9:06 PM

    El cieguecito Andrea Bocelli convertido en cantante de ópera e ídolo popular pop (si no fuera esto ya de por sí redundante) es algo que me a omp patada en espinilla:sencillamente no lo soporto.Me cae tan mal el personaje que el solo ver su rostro en el Blog de Noé ya me cayo gordo antes de leer nada de el susodicho "TENOR". Me inspira a veces, no siempre sino casi nunca, la palabra TENOR. Pocos pero muy selectos soporto. La mayoría de ellos me son insufribles. Tan mal me caen que creo casi en un 99% en el dicho italiano "testa di tenor" que se refiere a esas cabezas carentes de sesos. Se les murieron las neuronas a consecuencia de los agudos emitidos. Y saben ustedes quien es el "tenor" que no puedp soportar: Bocelli. Si me preguntan porqué caería en argumentaciones tan pretenciosas y tan tontas como el tema que nunca pretendería abordar. Si ahora lo hago contradiciéndome es por molestar a Noé.

    ReplyDelete